Lo difícil es llevar la Palabra a la acción de construir

Conversaciones con dos Españas, Reflexiones de dos Colombias, Conclusiones del poder de los hombres y las mujeres de a pie en cualquier parte del mundo

Una de las dos Españas

Idoia que he conocido por casualidad, simplemente nos une el amor por la naturaleza, ella, descomplicada, serena y receptiva me comenta cómo cuando era muy joven viendo las injusticias de la dictadura se unió a las protestas juveniles y como muchos jóvenes con ideales limpios y con el ánimo de un cambio social justo, comenzó a militar con grupos que criticaban la tiranía, pero poco a poco ella terminó totalmente involucrada con la causa y entregó su energía, su tiempo, su vida a una causa justa para cambiar lo que no estaba bien, quería defender a los desprotegidos, hacer justicia. Todo era maravilloso, admiraba a sus líderes, había una causa en común para seguir pero en los planes de hacer justicia ella vio cómo el principal fin se opacaba porque los líderes de su grupo empezaron primero por colocar explosivos para hacer llamados de atención, luego apareció el primer herido, luego el primer muerto y poco a poco esos nobles ideales se les salieron de las manos.

Su experiencia en Latinoamérica

Ella comprendió que quería pelear y luchar en contra de las injusticias pero no con actos violentos. Viajó por varios países de Latinoamérica y comprendió la injusticia más aún, conoció la miseria más a fondo, toda esta escuela de la vida le dio pautas para comprender mejor lo que le rodeaba pero supo que definitivamente lo suyo no era hacer terrorismo, que el ideal primario se perdió y se dedicó a otras labores por su cuenta protegiendo a los desprotegidos  de manera incondicional, hoy en día sigue trabajando desde que amanece hasta que anochece sin apoyos políticos, ni padrinos; ella es uno de esos quijotes que con su sonrisa, con su trabajo y acciones dejan huella por cada sitio que pasan, definitivamente su labor es cotidiana y ardua es así como da lecciones de solidaridad, de bondad, de responsabilidad con los seres vivos.

La otra cara de la moneda

Y que sorpresa que por otra casualidad me encuentro con la otra cara de la moneda, Katia nieta de militares de aquellos que estaban al otro lado creyendo firmemente que hacían patria obedeciendo las órdenes del gobierno de entonces , Katia no fue consciente de lo que hayan podido hacer bien o mal sus familiares, ella solamente creció por causalidad en esa familia, por un pasado que no escogió, que le tocó por casualidad debió salir de su lugar de origen obligada por la intolerancia, por el odio y los rumores; ella, llena de sensibilidad lo único que la mueve es favorecer a los que lo necesitan, desde su enfermedad la fibromialgia tiene tiempo para escribir un libro que de pautas a quienes la padecen, cuida de sus aves y pinta bellos cuadros, al igual que mi otro personaje, da a los demás apoyo y amor incondicional.

Las analogías

Yo estoy al margen de las historias de estas dos mujeres, vengo de otro lugar distinto, pero que tiene semejanzas en los factores de violencia y en los sueños truncados de jóvenes que quieren aportar, creer en alguien y se desilusionan porque ocurren acontecimientos  similares. Observo dos miradas, dos vidas distintas en una misma nación, ambas en un exilio forzado, la una por pertenecer en sus inicios a la  ultra izquierda, y la otra por pertenecer a una familia de ultraderecha siendo ella de visión distinta hoy día.

Conclusiones

Concluyo que el bien está en todas partes, que no hay blanco y negro, que no se puede prejuzgar porque siendo de posiciones extremas por causalidad o por casualidad tienen en común el sentido de justicia y de amor.

No vale la pena profundizar en los odios por alguna adhesión política, religiosa, familiar o social; hay que ir al fondo de los hechos y de las personas para comprender y desechar los prejuicios. No servir a los intereses de unos pocos que siempre detentan el poder, ha ocurrido durante todas las etapas de la historia pasada y presente: Unos aprovechando su situación política, social y económica y los otros queriendo conseguir lo mismo mediante la fuerza; lo claro de todo es que las personas son la carne de cañón de los pequeños grupos que son corrompidos por el poder económico, político, financiero o social y hay un bando que siempre gana:  los que en nombre de Dios o en nombre de la justicia social asesinan , oprimen y amilanan, los unos se ponen el escudo de Dios, cuando Jesús el Cristo estaría acongojado de que lo pusieran de pretexto para cometer todo tipo de fechorías y los otros que diciendo ser la voz del pueblo, del humilde, atacan a los primeros,  pero se corrompen y terminan imitando las conductas y los vicios de esos que tanto critican, con la única diferencia de que no tienen un Dios por excusa; también ganan los que comercian con las guerras, los que alimentan la sed de poder de los que lo quieren y ellos enriquecen sus bolsillos y están ocultos sirviendo a cualquiera de los bandos, a cualquier país, a cualquier ser humano pues los que comercian con las guerras carecen de ideales o de principios fundamentales y profundos, a ellos los mueve la industria del dinero y su máximo poder es el silencio, el no tomar partido, simplemente estár al acecho para llenar sus arcas a costa de miles de vidas inocentes que creen en un sueño y se convierten en sus juguetes que distraen los diarios, mientras los unos, los otros y los comerciantes de las guerras disfrutan sus jugosos beneficios.

Los que pierden son y serán en todas las etapas de la historia, los llamados hombres y mujeres comunes,  hombres y mujeres de a pie, a los que algunos de forma insultante llaman “las masas tontas”; pues de esas masas surgen las personas anónimas que forman familias, salen campeones del esfuerzo, luchadores que alcanzan metas impresionantes muchas veces sin recursos, salen artistas, científicos, deportistas, trabajadores, empresarios, las madres y padres que forman generaciones nuevas.

Hay hombres y mujeres de todos los estilos, colores, y regiones que con pequeñas obras cambian el mundo.

“Hombre y mujer de a pie”: No dejes que te anulen, te aíslen, te marginen; desde tu  pequeño círculo, tus actos tienen un valor  que irradia a otros para animarles a mejorar su entorno; hombres y mujeres de a pie: No podemos olvidar que nuestro voto suma o resta la injusticia y la mentira .

“Hombres y mujeres de a pie”: Somos los que conseguimos que el idioma evolucione por la fuerza de esa energía poderosa que es el pueblo, la nación, la humanidad. No importa el lugar del mundo donde hay una persona, todos sentimos, amamos, peleamos, trabajamos, soñamos.

“Hombres y mujeres de a pie”:  Lo que dices y haces deja huella, no importa si es pequeña o grande, lo importante es que tu pisada sea lo suficientemente fuerte para que por lo menos un hombre o una mujer, un niño o una niña  te sigan y tu camino sirva a ti mismo, a otros y a las futuras generaciones.”

“Hombres y Mujeres de a pie”:  No critiquemos en vano, por envidia,  por competencia o por prejuicio a otros hombres y mujeres de a pie de otros lugares con visiones distintas a las nuestras, porque finalmente todos somos y sentimos lo mismo como humanos y las acciones de ellos y de nosotros suman para que otros hombres y mujeres de a pie hagan acciones que nos favorecen a tus hijos, mis hijos, a la humanidad actual y a la que viene.

Eugenia Castaño Bohórquez.

Anuncios

Comentarios en: "Hombres y Mujeres de a pie en cualquier parte del mundo." (4)

  1. Alberto Ospina dijo:

    Gran satisfacción se siente y muchos conocimientos se adquieren al leer los escritos de Eugenia. Gracias por enviármelos. enviaré comentario por e.mail. Un abrazo, alberto.

    • Alberto gracias por tus comentarios que son tan importantes para mí, además de motivantes por venir de una persona tan admirable como tú.Un abrazo. Eugenia

  2. Me encanta la perspectiva desde un modo demasiado humanístico, hay cosas que el humano no comprende, lo más fácil de identificar en este tipo de cuestiones es la educación del famoso blanco y negro, el que es bueno y malo a la ves, en una guerra podemos apreciar a dos o más contendientes pero defendemos a uno sin entender la razón del otro, pero al final cada uno por más fuerte que sea, las causas son las mismas.
    Cada persona tiene la capacidad de resaltar pero claro cada día hay que luchar por lo que se quiere y al final el trabajo será recompensado.
    En lo personal me encantó y te felicito me pareció bastante interesante.

    • Roberto, Me gusta tu apreciación y me siento feliz de que te haya causado alguna reflexión, todo cuanto dices es cierto. Gracias por tu energía positiva que me motiva a pensar en que vale la pena seguir compartiendo la palabra escrita, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: