Lo difícil es llevar la Palabra a la acción de construir

Archivo para la Categoría "Arte y Cultura"

YO SOY EL HOMBRE

elhijoprodigodeorlandoarias-copiarembrant

Del pintor boliviano Orlando Arias Morales, “El regreso del hijo pródigo”, original de Rembrandt, ahora en una iglesia en Madrid.

Yo soy el hombre, quien escoge la tierra prometida, la ilusión de una mujer, de un pueblo, de un continente, dirige el destino del planeta. Yo ofrezco una casa o una patria, conquisto con serenatas o con discursos en las tribunas, prometo la ternura o la paz eterna. ¿Quiénes son mis adeptos? una mujer, un hombre, un grupo, un país o una empresa. Yo organizo una red para que caigan todos y todas, aquellos que quiero; ¿para qué?, muchos pueden ser mis propósitos que se resumen en ganar la contienda, ¿cuál? La que tengo conmigo mismo, la primera,  demostrar supremacía, dominio y control.

La tierra prometida puede ser mi cueva, mi palacio o alguna patria, la gané haciendo que otros cayeran para obtenerlos, en otros casos  será un reino heredado y entonces és más fuerte aún mi soberbia porque ni siquiera me ha costado. Para mí todo es válido, mentir, difamar, sonreír o aliarme con el enemigo, traicionar a quien me ha amado, ¿porque acaso yo conozco el amor? Claro que sí, mi amor más sublime es mi avaricia y todo aquello que complazca mi placer, sin preguntarme si a mis seres amados o  mis subalternos se encuentran plenos en el hambre del cuerpo o del afecto.

Yo soy el hombre, la tierra prometida, entonces todos los otros hombres apoyan mis hazañas, me veneran y me siguen, no importa si maltrato, engaño o mato, porque si yo soy el dueño de un todo, es suficiente para justificar mis actos si eso conviene a los intereses de otros hombres y mujeres. Lo peor es que también hay mujeres y hombres que nos educan así, o nos aplauden nuestras conductas porque ellas y ellos aprendieron a vivir en esa tierra prometida y para sobrevivir o estar cómodas y cómodos deben ser iguales o peores.

Y cuando aparecen los hombres  y mujeres  buenos, nobles,  llenos de afecto, inteligencia y solidaridad son menospreciados porque la historia desde que comenzó, yo el hombre  fuerte dirigí, yo fui quien en las cavernas arrastraba de los cabellos.

______

Kafka  es  ese hombre que dejó la huella más clara y concisa de la impotencia que siente otro hombre,  una mujer o un ser vivo cuando está subyugado por la fiera sin alma, por el tirano o la tirana, por el que posee el poder cualquiera que sea y convierte en insecto a su víctima. Dicen que la culpa también es de quien se deja doblegar, pero revisadas las circunstancias algunas veces no hay escapatoria, puede ser el yugo una dependencia emocional, económica, política, o de supervivencia.

A lo mejor tantos buenos hombres y mujeres en la historia toman otros caminos como el arte, la ciencia, la moda, la cocina, el campo y más etcéteras; se visten de Mujer o de Hombre, diciéndole al mundo como el escritor Luis Carlos Restrepo, que ellos, los hombres, también tienen derecho a la ternura, a la tolerancia, a las lágrimas, a la bondad y no por eso dejan de ser hombres. Pero cuidado porque no solo los hombres, los que siguen una cadena de otros hombres insensibles aumentan el problema, también son educados por madres tiranas que les impiden ser.

El es el hombre cuando tiene el poder económico, político, social o emocional, “su señora o su mujer” es respetada y exhibida en las portadas, en el vecindario, en los núcleos sociales cualesquiera que sean, porque está respaldada por él. Si ella osa dejarlo, traicionarlo o burlarlo, ella será desterrada, despreciada, anulada, si ocurre el caso contrario y es él quien lo hace siempre se le justificará su actitud.

El es el hombre, la tierra prometida que cuando quiere a su hembra la toma para sí, nadie puede pretenderla porque es su propiedad, no es cuestión de amor, es un tema de competencia, de posesión y quizá no es tener el objeto poseído, es que cualquier recurso o hecho valen para lograr el objetivo. La hembra pueden ser unas curvas de unas caderas anchas o las curvas de una Voragine con una mancha del preciado recurso, como lo narraba José Eustasio Rivera, en el caso de su obra sobre el caucho, ya en otros lugares será el petróleo, los diamantes, los alimentos, quizá sea la que tiene unas largas melenas en las llanuras, o unas cuevas insondables con tesoros preciosos escondidos, acaso un trozo de tierra por colonizar o un nuevo planeta por descubrir, siempre será un objetivo claro la posesión.

Hay algunas mujeres, hombres, niños, seres vivos que se levantan en contra de su poder, depende de la fuerza de su tiranía, puede acallar esas voces porque resulta ser que otras mujeres, hombres y niños son tan culpables y tan cómplices del maltrato a los débiles, a los desposeídos, a los prisioneros de estos reyezuelos, porque ellos aprendieron a ser tan tiranos o a vivir en silencio para estar cómodos, olvidaron lo que significa la libertad y la dignidad, para qué si a cambio de entregarlas tienen una vida “tranquila”.

El es el hombre, el que no se queda quieto, indaga, descubre, coloniza, esclaviza o mata. Antes, ahora y después. Llama justicia brindar una casa, una deuda , una explotación de recursos de otras tierras, tener a su servicio y trabajo a un país, un pueblo o a una persona. Llama libertad su derecho a poseer lo que él quiera sin importar si esclaviza, priva de la libertad y la dignidad a otro ser o seres, llama libertad que el fuerte pueda ser más fuerte y el débil más débil. Un tuerto, un manco y un cojo no están en las mismas condiciones que un deportista de élite completo, alimentado y bien pago.

De qué paz habla el hombre, él, la tierra prometida, de qué justicia, en una casa, un país o el planeta, si priva al otro o a los otros de su ser, sus afectos, o sus posibilidades de crecimiento.

Su respuesta obvia, es inteligente que “la libertad es para todos igual”, claro es fácil sostener dicho argumento desde el sofá con un control  remoto en la mano y con el producto del esfuerzo de su prole, quizá con el fruto del propio esfuerzo cuando se tienen las condiciones para la contienda y la lucha, los que no han comido alimento, educación o están sujetos a alguien lo tienen menos fácil desde luego.

No es envidia ni resentimiento como llaman los “nuevos liberales”, es reclamo, es impotencia, mientras unos intentan conseguir el pan del día, un trozo para vivir sin guerras y deben desplazarse de el sol que los vio nacer y buscar en otros lugares esa tierra prometida. Mientras otros fabrican artefactos para mutilar a las víctimas de las guerras y tienen un techo cómodo y al otro día besan a su mujer y a sus hijos, tan bien expresado en la maravillosa obra La Agonía de una flor, del escritor colombiano Fernando Soto Aparicio. Esos que crecen a pasos de gigante, cenan, viajan, pregonan falacias de mundos mágicos mientras para los otros, sus víctimas, sus esclavos, o seres que les son indiferentes, que no hacen parte de su cómoda vida, deben día a día jugarle al destino alguna trampa o golpe de suerte, trabajo precario para poder tener algo, nunca jamás lo que merecen, su alternativa una obligada y eterna resistencia.

El tema no es tan sencillo, mientras occidente educa y justifica pelear para no ser un abandonado o para poseer y hay crisis familiares y sociales por vacíos en la vida emocional, van creciendo por otros lugares del mundo el fanatismo y el control, pero quienes solo tienen en su cabeza el comercio no se dan cuenta que están vendiendo la estabilidad del planeta por unos cuantos duros.  Más allá de la política, la ciencia y la economía  hay una fuerza poderosa que ha movido a la humanidad, unos la llaman religión, en otros son creencias,  porque el ser humano tiene dentro de sí algo muy profundo que necesita llenarse y ese algo es lo que influye en sus conductas, si se revisan culturas y generaciones pasadas en las sociedades que se estimulan los valores humanos son más fuertes, sólidas y proactivas. Aunque esa religión llevada al fanatismo es la que ha ocasionado tantas masacres. Quizá cabe aclarar que sea cual sea la orientación o creencia lo que salva al hombre son los valores éticos que lo impulsan al bien individual y colectivo.

Creo que hay un concepto erróneo de la libertad  hoy, de la tierra prometida, si ésta significa vivir del trabajo de otros, crecer, reproducirse y a costa de ellos ejercer la libertad personal esclavizando o anulando la libertad ajena. Aclárese  bien ni comunistas ni capitalistas aún tienen la solución en este lapso de la historia de una necesaria evolución humana de justicia. Un mundo que se desarrolla y ya llega a Marte pero aún ejerce la esclavitud de tantas maneras que si los extraterrestres vinieran y tuvieran un ápice de bondad sentirían vergüenza ajena. Quizá esa tierra prometida esté fuera de este planeta, en qué tiempo incierto para el mayor porcentaje de seres humanos que están en las manos de uno o varios tiranos y tiranas generación tras generación.  El estado de confort  anula, hace olvidar al yo y el yo del otro. ¿Acaso cabe una esperanza o es connatural a nuestra especie?.

 

Eugenia Castaño Bohórquez  poeta y escritora colombiana afincada en Sagunto Valencia.

Homenaje a Ruben Darío|Azul Verde Verde Azul| Eugenia Castaño Bohórquez

Azul Verde Verde Azul, Eugenia Castaño Bohórquez Colombiana desde Sagunto Valencia España en Homenaje a Rubén Darío, con 42 poetas de todo el mundo rumbo a París. Gestor de la Antología el poeta colombiano Mario Ramón Mendoza Mendoza.

A un poeta eternamente Azul (Acto I)
Hallazgo (Acto II)

A un poeta eternamente azul

Azul el cielo, verde la montaña, otra vez azul el mar
Nos hablas de reyes burgueses, de duques y duquesas,
Nos llevas por Grecia y Roma, Occidente y Oriente,
con fantasías de los faunos, hipocentauros y sirenas
acaso los sátiros y Orfeo, o un asno sabio
nos recuerdas a otros tan grandes: withman, Victor Hugo o Leconte…
Y de repente te detienes en la vulgaridad de la vida
En el rústico e ingrato devenir del pescador
Padre hijo, hijo padre, otra vez recreando la miseria,
Y lo de siempre, alguien con hambre no tiene derecho a aprender.

Acaso la injusticia que se repite de generación en generación
Porque ahí donde está el fuerte oprime al débil,
Podrías llevarnos a un hermoso ensueño con las más armoniosas melodías
El sonido sublime de las caracolas, el elixir bendito de la vida.
Subirnos hasta las esferas más altas donde el azul del mar se une con el infinito
Y luego al mismo tiempo bajar a lo oscuro del mundo, enseñando sus temibles cuevas.

Conocer el color del fango, y en el “tiririrín tiririrín” un poeta triste
viendo pasar el tiempo, esclavizado y muy solo por un reyezuelo malo
debe seguir sus meditaciones y acompañarse el abandono y la tristeza
con la palabra, en un mundo incomprensible o mejor aún,
perdido e incomprendido pero nunca vencido.
Haces sentir que los poetas pueden llegar a la gloria y los artistas crear una obra magna
y al mismo tiempo tener el temor de morir de hambre y de olvido.
Cómo por alguna razón a veces dejándose cubrir del velo azul de la reina Mab
que sumerge en los sueños y permite ver todo color de rosa
y alimentar el ego con la vanidad que sube al altar de los elegidos
para olvidar por un segundo la pequeñez y la vulnerabilidad que se posee,
tú poeta de todos los tiempos, querido Ruben Darío de la América
lates vibrante en las letras de una partícula con voz del tiempo presente,
femina cautiva en otro tiempo indeciso, hoy vienes a España, mañana a París,
otrora en el manto de tu azul oscuro infinito… tu palabra eterna ilumina al mundo.

Eugenia Castaño Bohórquez

Hallazgo

Camino hacia las estrellas una noche
Cubierta por ese hondo y oscuro velo
la luna protagonista que me mira,
sin miedo mis pies avanzan hacia la lobreguez
tras algo más que existe y desconozco,
me pierdo en ese valle incógnito y sibilino,
respiro hondamente y comprendo mi pequeñez.

De regreso a mis estancias contemplo sus ventanas,
orbe interior, en una habitación su cabeza…
concentrada en su propio universo y divagaciones,
en otra abertura una lámpara alumbra el salón
lleno de vacío adentro, reclama voces, risas, ternuras.

Luego en el rosetón de la cocina me veo yo
sumergida en una parte de mi vida,
como una extraña que desconoce a otra;
la historia se desarrolla en aquella casa
Mientras mi ser hueco de todo
desde afuera siente el viento en su cuerpo,
la soledad en su cara y la duda ante sus ojos.

Mañana es esperanza, cuando repunta el sol
huyo de la clausura y vuelvo a ser yo.
Busco mi elemento, me baño en libertad
vida una, la lucho, la golpeo, la abrazo, la respiro, la vivo
Sobria y consciente me la bebo… instante fecundo en el tiempo
No volverá… digan lo que digan, hagan lo que hagan
es mía, hoy, ahora… nadie, nada puede truncar mis alas.

Después de correr, buscar otros pasos e indagar
Ir contra corriente y deambular…de regreso a las estancias,
Late en el pecho el destierro, no hay otro lugar
Me habita quieta, estable, sin miradas extrañas
fuera de peligro, invariable rutina…
Otra vez su cabeza, inmersa en su propio universo,
escucha, añora, esperan unos brazos abiertos
soy esa compañía en este viaje de misterio;
Ya adentro de nuevo mientras cocino pienso el mundo.

Eugenia Castaño Bohórquez

Un Dante Latinoamericano

La nota que he escrito sobre el libro “Tríptico del Desamparo” del escritor argentino Pablo Hernán Di Marco ganador del prestigioso premio de Colombia José Eustasio Rivera, ha sido publicada por el periódico El Librepensador de Zaragoza España,  a su vez tenida en cuenta por importantes medios literarios como son Libros y Letras y FACETAS.

Les invito a entrar al siguiente enlace y ver la publicación del importante medio literario colombiano.

FACETAS MAYO (1)

TRIPTICO DEL DESAMPARO

Por Eugenia Castaño Bohórquez

Cita

El poder de la Poesía

Tania con la poeta Sandy Gaviota leyéndole poemas y con su familiar

Tania con la poeta Sandy Gaviota leyéndole poemas y con su familiar

Tania  una niña Colombiana que encontrándose en plena pubertad ha sufrido un accidente´absolutamente triste quedando en coma, gracias al amor de su familia, a la gestión de los médicos naturalmente pero a una fuerza interior que quienes la han visto, dicen que ha sido sorprendente que pudiera reaccionar.

Para ella han sido motivantes y vitales a su corta edad la poesía y la escritura, se siente agradecida con su tío Pablo Emilio Obando, periodista y escritor colombiano, quien le ha alentado desde siempre su iniciativa por la escritura. Es así como teniendo tubos en el cuello, desde la clínica en que se encontraba le ha dictado a la poeta bogotana Sandy Gaviota dos de sus poemas. El primero dedicado a su madre Isled. Y el segundo a su tío Pablo Emilio.

Hoy ya está intentando dar sus primeros pasos de nuevo, se siente motivada y feliz de haber superado tan terrible acontecimiento, con más ilusión de escribir sus cuentos y poemas.

Este es un pequeño homenaje a su voluntad, a su amor por la palabra que le enciende esa fuerza vital y al amor de su familia que la alienta.

El poder de la poesía, es el poder de la palabra oculto dentro de Tania que se materializa en ese vigor de luchar por la vida; es la energía del amor que mueve los imposibles.

Con su ejemplo Tania  nos indica que la poesía es esa fuerza del alma que nos impulsa, nos reanima, nos “metamorfea”, cuando se ven las personas y las cosas desde el corazón el mundo es susceptible de cambio, de vida y esperanza.

Tania dando de nuevo sus primeros pasos a la vida

He aquí sus bellos poemas:

POEMA DE AMOR EN EL ARROZ    (Para Isled)
 
Escribí en un arroz cómo era nuestro amor… puro,
blanco y con sabor, era para tí mi gran amor, el
gran amor de mi corazón Madre querida, Madre
de mi corazón…Gracias por tanto amor…
Añoro estar contigo preparando pronto el arroz!!!
Tanya…
 
ERES ESPECIAL       (Para mi Tío Pablo Emilio)
 
Eres especial en mi corazón, un tío consentidor,
hemos vivido momentos alegres en los que aprendí a
quererte con toda mi ilusión.
 
Gracias por ser tan especial conmigo, por ser más que
un amigo, ser un tío único, que me llena de brillo.
Agradezco tu amor y la comprensión que conmigo
has tenido!!
Amo todo lo que me has enseñado y que en mí hayas
creído, para poder escribir libros y cuentos tan lindos!!!
como los de mi tío… !!!Tío querido, mi preferido!!!!
(Tanya)

Nuestra bandera

Cuando miro a tus ojos

y me besas en la boca

amo esa tu bandera,

Cuando me encuentro solo

y me brindas compañía,

si acaso estoy triste

y despliegas tu sonrisa

amo tu bandera.

Cuando juntos luchamos

por el hambre o por la vida

no recuerdo la tuya o la mía

solo se que no hay confines,

si camino tras tus huellas

que me indican un camino

agradezco esa, tu bandera

Si estás angustiado o sin patria

te ofrezco mi morada

donde hayan cuatro estacas,

unas manos y un afecto

ahí nace otra: nuestra bandera.

Eugenia Castaño Bohórquez

“El despertar de un nuevo amanecer” (Gracias por la confianza al escritor por permitirme leer su libro en versión digital antes de ser puesto a la venta.)

eldespertardeunnuevoamanecer-orlandoarias

La novela del escritor y pintor boliviano, Orlando Arias Morales, nos introduce en una bella y limpia historia de amor de dos jóvenes, con los agravantes que podemos ver en muchas de las mejores obras literarias como Romeo y Julieta de Shakespeare, o María, de Jorge Isaacs, donde los amantes en un amor juvenil e inocente son separados cruelmente por las circunstancias o por los prejuicios sociales, económicos o políticos y los bandos opuestos que los rodean, quienes aplican toda clase de estrategias para impedir y entorpecer lo que finalmente se consumará, porque como en las famosas obras literarias demuestran la realidad del amor humano que contiene una fuerza más poderosa que cualquier arma inventada por el ser humano.

Orlando Arias, en ese romance nos diseña unos personajes con una fuerza vital, psicológica, social, política y filosófica, dos jóvenes que tienen unas características especiales, quienes comparten un mundo real y un mundo de sueños, en los que tienen una serie de vivencias y experiencias que los orientan a ser los protagonistas de un cambio para la humanidad; en una relación familiar Orlando Arias deja ver el problema de todos los vicios que la aquejan, luego a través de la ficción, nos introduce en los sueños de Alejandro quien tiene que enfrentar unas bestias que son todas las limitaciones humanas y cómo enfrentarlas, en Isabel representa el ideal de la sensibilidad y la inteligencia en una gran combinación para percibir el mundo, y proponer un cambio necesario, con un liderazgo que arrastra, propio de una juventud con ideales limpios de intereses creados. Alejandro e Isabel comparten un mundo de sueños, que los une en una meta común.

Finalmente nos crea la reflexión de una irremediable tercera guerra mundial, sus consecuencias y un nuevo mundo en el que deja entrever la esperanza, a pesar de toda la maldad y los egoísmos humanos, siempre están sus opuestos, la bondad y el amor como fuerzas poderosas, como solución para una mejor humanidad.

De una forma acertada propone una sociedad distinta, comenzando por un nuevo modelo educativo, político y social. Concluye su novela con una nueva familia, la fuerza poderosa de un amor bien entendido entre un hombre y una mujer que han pasado toda serie de vivencias y aventuras juntos, iniciando con su hijo la nueva humanidad tan ansiada por todos pero en un ambiente especial e inesperado. Orlando va más allá de arquetipos convencionales, como Julio Verne nos transporta a mundos inexistentes para esta época pero no por eso imposibles en un futuro.

Gracias por la confianza al escritor por permitirme leer su libro en versión digital antes de ser puesto a la venta.

Alberto Ospina Taborda, impulsor de la educación

librosregalos

El Club “Harvard Serves”, con Alberto Ospina y el Comité de Responsabilidad Social en el proyecto anual “De un niño a otro niño”, actividades que construyen sociedad.

Alberto Ospina Taborda es un personaje colombiano que tiene una larga trayectoria, un ejemplo de tenacidad y voluntad, quien desde su juventud y con muchas dificultades socio-económicas logró terminar sus estudios de primaria y bachillerato; luego se presentó en un concurso para cadetes en la armada nacional, lo ganó y conservó su primer puesto hasta llegar a ser capitán de corbeta. A raíz de ese gran logro, siguió en un ascenso de progresos personales y de proyección hacia la comunidad promoviendo la ciencia y la tecnología en Colombia, proyectándose en América Latina, es así como al ganar reconocimiento y respeto por su trabajo fundó la empresa Cienytec Ltda, que es pionera en el mercado de equipos e instrumentos científicos para laboratorios en América Latina; siempre con su sueño de implementar los últimos avances de la física y aplicar la ciencia y la tecnología en el país para mejorar todos los procesos, años más tarde, creó a Colciencias, institución determinante para el desarrollo científico de Colombia.

Alberto Ospina Taborda ha participado en innumerables proyectos sin ánimo de lucro siempre promoviendo la ciencia y la tecnología,  ha ocupado cargos directivos muy importantes, respetado y líder en proyectos gubernamentales de alta envergadura, siempre se ha preocupado por brindar la oportunidad a jóvenes de escasos recursos para que puedan capacitarse y progresar.

En toda una vida dedicada al progreso de la ciencia en el país, hoy sigue al frente de diversas instituciones y programas como un trabajador incansable por la educación.

Royecto RS -2-  De un niño a otro niño

El MIT-Harvard Club de Colombia, al lado de los miembros del Comité de responsabilidad social y Alberto Ospina Taborda ayudando a los niños de escasos recursos.

Entre sus últimos grandes y provechosos trabajos en beneficio de la comunidad está el MIT-Harvard Club de Colombia, al lado de los miembros del Comité de responsabilidad social, él y dicho comité realizan una labor de solidaridad y desarrollo; como Alberto Ospina lo comenta: “allí coordinan un proyecto para apoyar al Instituto Tecnológico Internacional, IPI, y otro de recogida y distribución de libros de lectura para niños entre los siete y los doce años de edad, en escuelas de barrios pobres de Bogotá y Cali. Dicho proyecto está inscrito en una actividad anual que realizan en el Club “Harvard Serves”, y se llama “De un niño a otro niño”, donde recogen entre los colegas y amigos los libros viejos y en buen estado que ya no usan, o libros nuevos que pudieron adquirir en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que acaba de pasar en el mes de abril.”

Alberto Ospina Taborda define el IPI:

“El IPI es un proyecto de formación de profesionales, para jóvenes de estratos 1, 2, 3, y 4, con el propósito de prepararlos para empleos dignos en carreras técnicas y tecnológicas varias. Creemos que esta es una vía para ayudar a nuestro pueblo a salir de la pobreza.”

Estas son las personas y los proyectos que no salen todos los días en la prensa pero que son los que producen cambios grandes y sustanciales en la comunidad.

Para saber toda la biografía de este personaje colombiano, orgullo de Colombia y América Latina, se recomienda seguir el siguiente enlace:

http://www.cienytec.com/Alberto_Ospina_Taborda_bio.htm

A %d blogueros les gusta esto: