Lo difícil es llevar la Palabra a la acción de construir

Honra al escritor desconocido

HONRA AL ESCRITOR DESCONOCIDO (2)

Leer y escribir nos hace eternos

FACETAS Página 2: http://www.diariodelhuila.com/revistacdgint2

Eduardo Castaño Muñoz, poeta de Aguadas Caldas nacido en 1886, murió en Bogotá, velado en casa de su hijo Luie Eduardo como era costumbre por esos años, no está clara la fecha.

Eduardo Castaño Muñoz, poeta de Aguadas Caldas nacido en 1886, murió en Bogotá, velado en casa de su hijo Luis Eduardo como era costumbre por esos años, no está clara la fecha. Del libro “Los poemas de mi Abuelo” 2001.

Los hermanos Angel  y Eduardo Castaño Muñoz , poetas y escritores de Aguadas Caldas Colombia. Poesía capturada desde 1919 a 1941

Angel  Castaño Muñoz Nacido en Aguadas Caldas, era un poeta con  carácter fuerte, orgulloso, llegó a escribir obras de teatro, se instaló en la ciudad de Cartago, contaba de él su sobrino Luis Eduardo Castaño Posada que Angel era tan exigente que criticaba a su hermano también poeta y le decía que cómo era posible que publicara para revistas. Era muy leído y apreciado por sus vecinos y amigos, publicó en varios medios de su región, hay evidencia de sus libros: Noctilucas, inédito y Hojas de Loto, hay algunas publicaciones en diferentes medios, uno de ellos “El Rincón Lírico”. Cuentan sus sobrinos Luis Eduardo y Julio Castaño Posada que este poeta tuvo conversaciones e intercambios en las letras con el famoso Julio Florez, que escribió obras de teatro pero su orgullo no le permitía pedir favores ni que le abrieran espacios, prefirió  guardar sus escritos antes que hacer antesala para ello. Tuvo su única hija, Juno,  fuente de inspiración quien luego ingresó a un convento y nunca más se supo de ella.

Josefita Muñoz Madre de los poetas, quien por aquellos años también escribía versos, algo inusual en las mujeres de su época.

Josefita Muñoz Madre de los poetas, quien por aquellos años también escribía versos, algo inusual en las mujeres de su época. Libro los poemas de mi abuelo 2001.

Fragmentos de algunos poemas de Angel Castaño y Muñoz como él firmaba.

“QUEJA ETERNA

Para la música “colombianera” del compositor Pacho González

En pavorosa tumba desierta

Duerme la virgen que fue mi amor.

Cuánto he llorado mi dulce muerta!

Si era tan buena! Si era tan pura!

Si era un candor!”

 

“ESFUMINOS (Del libro Noctilucas) Manizales.

                         V

Hace Natura, en todo el universo

De sus dones magníficos derroche.

Tan sólo para mí todo es adverso:

Odio, Amor, Duda y Fé, y Aurora y Noche! “

“BAJANDO EL MAGDALENA (Frente al Puerto de Tenerife en 1919)

Envuelto se halla el universo en brumas.

Todo calla, tan sólo las espumas

barbotan y se rompen en la peña.

Flota el barco. Bajo él…solloza el río;

Una estrella tirita en el vacío,

Y velo yo…mientras el orbe sueña.

Angel Castaño y Muñoz”

DOCUMENTOSHERENCIALITERARIA.6jpgDOCUMENTOSHERENCIALITERARIA1DOCUMENTOSHERENCIALITERARIA2

Poemas del poeta Angel Castaño Muñoz en El Rincón Lírico, Noctilucas y otros medios. Publicaciones desde 1919 hasta 1941 registradas en impresos los poetas, haciendo referencia a varios lugares de Colombia, como Manizales, Caldas, Magdalena. Cartago, Cartagena de Indias. .


DOCUMENTOSHERENCIALITERARIA8DOCUMENTOSHERENCIALITERARIA7

DOCUMENTOSHERENCIALITERARIA11

DOCUMENTOSHERENCIALITERARIABUELO

Luis Eduardo Castaño Muñoz poeta de Aguadas Caldas, era un hombre que siempre soñó con ser médico pero sus recursos no se lo permitieron, lo manifestó en algunos de sus poemas sobre el estudio, cuentan sus hijos Julio y Luis Eduardo Castaño Posada , que ellos eran la parte de la familia de menos recursos como suele suceder con algunos poetas y artistas, más en aquella época.  En los recuerdos está su ascendencia; su abuela poetisa Josefita Muñoz algo raro por aquellos años, una matrona amada por sus familiares, con las costumbres de las comidas abundantes y muchas durante todo el día; su otra abuela española Ana Felisa Correa, quien había llegado a Colombia a establecerse con un hermano y se casó con un antioqueño  y Carmen Luisa Posada Correa su madre, una mujer especial que no le gustaba que le tomaran fotografías pero de un carácter alegre pese a las pérdidas de sus otros hijos, murió a los 24 años;  ese ambiente del poeta y sus hermanos  les permitió tener una sensibilidad muy marcada , una educación y una vida muy próxima a las letras y a la cultura. El otro hermano de estos escritores Arturo Castaño Muñoz vivió en Pereira se hizo escultor.  Sus hijos conservaron esa educación, modales, forma de comer y costumbres, el gusto por la lectura que lo transmitirían después a sus hijos a través de trabalenguas, lecturas de cuentos, cine, espectáculos, etc.

( Poema  de Eduardo Castaño Muñoz, del Libro Los poemas de mi abuelo 2001 que hiciera su nieta Eugenia Castaño Bohórquez  en honor a su padre y familia, con los escritos del poeta, investigación de los arcaísmos, interpretación de los textos tomados del puño y letra del poeta en un cuaderno Leticia 1931 y otros escritos)

EL NEGRO NOBLE

Tú eres un negro, pero de alma pura

En donde fulge el sol del sentimiento,

Como el lucero que en la noche obscura

Ilumina el azul del firmamento.

Por eso de los blancos yo protesto,

Los que tienen un caos de negrura

En su mísera entraña de jumento,

Porque son mascaradas de blancura.

No es tu color tu triste desventura:

Cuando bajes al seno de los muertos,

Se tornará tu piel en seda pura,

La seda de tus nobles sentimientos.

DOCUMENTOSHERENCIALITERARIABUELO1DOCUMENTOSHERENCIALITERARIABUELO2DOCUMENTOSHERENCIALITERARIABUELO14

 

Ellos tenían una familia muy acaudalada que era dueña de marmolerías, cuentan los hijos del poeta que eran arrogantes, como suele suceder con algunos grupos familiares en todas las épocas que se sienten superiores por contar con más medios económicos y creen que eso les da derecho a despreciar, marginar o tratar despectivamente a los que no los tienen. Expresaba Luis Eduardo que  su padre  poeta le contaba lo que significaba ser pobres vergonzantes, se decía de las familias que teniendo un alto nivel cultural y social, eran venidas a menos económicamente y conservaban la educación y el orgullo de su familia viviendo modestamente.

Es así como el poeta Eduardo Castaño Muñoz,  creó la pomada Castaño para aliviar dolencias de la piel, y la gente se la solicitaba, también era muy buscado entre sus amigos para que como Cirano les escribiera poemas de amor a sus parejas, hijos, madres. Publicó en varios medios de la región sus poemas. Se desempeñó como sastre para poder vivir, quedó viudo muy joven  con dos hijos varones, los otros hijos e hijas no sobrevivieron, casi normal en aquel tiempo y su musa en varios de sus poemas es ese amor perdido de manera temprana, dolor que lo acompañara toda su vida y lo reflejara en sus letras.   El poeta escribió en su obra acerca de Colombia,  el amor, versos inocentes a la niñez, a la ternura,  a la madre, también a un profundo dolor, a la muerte, al estudio, incluso tiene anécdotas y poemas simpáticos acerca de algunas palabras y la comida. Con una clara posición antiracista en sus escritos y sublimando la transparencia y la bondad de corazón y despreciando sus contrarios.

Quién es la madre (Especial para SENDEROS, Marzo 11 de 1925 )

El corazón del Universo entero

Palpita de emoción, viste de gala,

Al tornarse la mártir en un ángel

Llevando su diadema soberana.

Es la madre la luz que no se extingue;

El néctar puro que jamás se acaba,

Porque deja el recuerdo en nuestras mentes,

Porque deja su esencia en nuestras almas.

Ya que muerta la tengo porque un día

Al Supremo Hacedor entregó su alma,

Le dedico estas notas de mi lira

Notas puras, melíferas y blancas

Eduardo Castaño Muñoz.

HIMNO AL ESTUDIO

(Fragmentos del libro “Los Poemas de mi Abuelo” 2001)

“Estudio es esa estrella

que ofrece sus reflejos,

que a jóvenes y viejos

instruye por doquier.

Amemos al estudio

amigo fiel y bueno,

que lleva entre su seno

la prenda del saber.”

“Estudio es aquel árbol

de savia preferida,

que nutre y que da vida,

da fuerza y da vigor”

Gracias a las letras una familia, un pueblo, un país, un continente y el mundo pueden tener evidencia de un tiempo, de un sentir, queda una huella imborrable que puede pasar de generación en generación. Todos y cada uno tenemos una historia para contar o para recordar, por eso vale la pena escribirla.

Eugenia Castaño Bohórquez

Colombiana afincada en Sagunto Valencia España, Mayo 17 de 2015

FACETAS Página 2: http://www.diariodelhuila.com/revistacdgint2

_____________________________________________________________________________________________

  HONRA AL ESCRITOR DESCONOCIDO (1)

 Conversación con Hans Paul Manhey

HANS PAUL MANHEY

HANS PAUL MANHEY

. 1. Puedes contarles a los amigos de este espacio quién eres y cuál es tu relación con la literatura.

“Permiso dije al entrar y el permiso me lo ha dado…” (Martín Fierro). Agradezco la invitación, aunque me pone en un problema. Tantas veces me he reinventado que no me resulta fácil decir quién soy. Puedo comenzar por los datos generales.

Llevo 77 años habitando este planeta. He intentado aprovechar este tiempo en hacer lo que me agrada: observar, caminar, aceptar algunos retos, inventar situaciones y enseñar, o más bien, ayudar a otros a descubrir los conocimientos necesarios. Me pasé varios años estudiando, no tanto para lograr diplomas, sino para encontrar pistas acerca de lo que me interesaba saber: la capacidad y limitaciones del lenguaje, la antropología cultural, la sabiduría de los textos antiguos, algo sobre el misterio de lo humano y otros detalles curiosos. Estuve unos veinticinco años dando clases en universidades, aunque, por razones administrativas, no me pude jubilar.

Mi relación con la literatura ha sido más pasional que vocacional. Mi primer poema lo escribí a los siete años. Me gustó hacerlo, aunque a mis profesores y parientes no les gustó; pero a mi padrino, un sabio sacerdote, le pareció que eso era poesía. Seguí escribiendo, cuando se me daba la gana; no para lograr el aplauso de nadie, sino como un recurso de indagación y representación de los símbolos que creía percibir. Pararon los años y, con ese mismo afán de búsqueda, seguí escribiendo, tanto en narrativa, ensayo y poesía. A medio camino experimenté una dura catarsis; cuando ocurrió el golpe militar en Chile, Lo que tenía editado, más lo que estaba aún en manuscritos, fue incinerado en las hogueras de la barbarie armada. Llegué a México con las manos vacías y sin muchas ganas de volver a publicar. Con todo, algunos amigos promovieron tres pequeñas ediciones de poesía; además, me animé a enviar algunos poemarios a concurso y en dos años obtuve siete premios, entre ellos el Hispanoamericano de Poesía de Quetzaltenango, Guatemala. Tengo unas cuatro novelas y cinco poemarios extensos y aquí están.

Me di cuenta que, por lo que sea, no me he preocupado de mantener contacto con editores y no me interesa editar por cuenta propia. Sigo escribiendo y lo seguiré haciendo, mientras sienta que tengo algo que decir; aunque sea a grupos pequeños.

“El otro aspecto, que no termino de entender, es el deterioro del lenguaje hablado. Se rompió la tradición del buen decir y, tanto capitalistas y proletaroides calificaron de anticuado, amanerado y presumido el buen uso del lenguaje”

2. ¿Hace cuántos años que vives en México y cuál es la diferencia entre Chile tu país natal y México?

Llegué a México en 1974, un año después del golpe militar. Antes había estado unos dos años, sumando cortas estancias. Me gusta México. Me siento bien y tengo muy buena relación con mucha gente. Después de 23 años de ausencia regresé a Chile, por tres meses. Tengo hijas y nietos muy cariñosos allá y con ellos pude recorrer lugares dignos de recordar (La Serena, el valle del Limarí, la playa de Peyuhue, el viejo Valparaíso); sin embargo me sentí un tanto ajeno. Regresé a la que es mi tierra y mi gente, aquí en este caótico y sorprendente México.

3. ¿Puedes contarnos tus experiencias con la docencia?

Mi encuentro con la docencia también fue casual y afortunado. Un profesor de Historia de la Cultura me pidió ser su adjunto, para atender a alumnos de un curso inmediatamente inferior al mío. Descubrí que me resultaba provechoso aprender junto con ellos y mis alumnos también se mostraron entusiasmados. Cuando llegué a México, una de las posibilidades de trabajo fue en la Universidad Nacional (UNAM). No logré un nombramiento como profesor por falta de documentos, ya que en Chile fui exonerado y no pude obtener comprobantes ni siquiera de estudios básicos. No me importó y a mis alumnos tampoco. Tomé cursos de psicología del aprendizaje, un diplomado en Constructivismo (L. Vigowski) y busque especializarme en Comunicación en el aula. Muchos de mis alumnos han mantenido contacto conmigo y son mis fieles lectores.

  1. Tengo entendido que últimamente trabajas en un proyecto relacionado con Africa, ¿puedes contarnos de qué se trata?

Africa me ha preocupado y me sigue preocupando, porque ha sido víctima casi indefensa de la injusticia, el abuso, la explotación, la miseria y la inmisericorde indiferencia. En especial me ha conmovido Sierra Leona, agobiada por el hambre, las secuelas del colonialismo y el ébola. Fuera de eso, mi hijo, que vive en Los Angeles, está casado con una excelente mujer, originaria de ese país y mis tres nietos son hermosos afroamericanos. Escribí una alegoría de una esclava mendé, llevada a Gales; además de un poema acerca del sufrimiento de los niños en Sierra Leona. Posiblemente escriba algo más al respecto. Últimamente trabajé con intensidad un tema que me mantuvo inquieto muchos años y que llamé “La saga Primordial”. Es un vistazo alegórico y simbólico del destino humano, desde sus orígenes, hasta nuestros días y lo que viene.

5. Si alguien con poder económico y político te pidiera que dijeras algo importante a los niños y jóvenes de hoy, ¿qué les dirías?.

Si algún poderoso me pidiera que escribiera algo, no lo haría. Serán mis prejuicios, pero, no creo en las intenciones de ese tipo de gente. Seguiré escribiendo sobre y para los niños víctimas de los intereses de los poderosos. Toda mi vida he sido obstinadamente fiel a mis convicciones y a esta edad no tiene caso dar mi brazo a torcer. He conocido y hasta trabajado con gente muy poderosa, que hasta aparece en los listados de Forbes; pero, sin transigir. Por cierto, esto me ha cerrado puertas y oportunidades; pero he podido sobrevivir y sentir que mi conciencia y mi corazón están donde quiero que estén.

6. ¿Quieres comentar algo de la situación en Chile antes de 1974 , cómo ves hoy a América Latina, y tu experiencia qué te dejó?

En cuanto a los comentarios que me pides, por el momento me limitaré a dos detalles que tengo presentes: Entre los años ’60 y ’70, ya se advertía cierta polarización política; sin embargo, al menos en el ambiente universitario, solíamos debatir con mucha altura de miras, con respeto a los demás; usando argumentación propia del ejercicio crítico, la lectura frecuente de libros serios y una generalizada madurez cívica. En los círculos profesionales y académicos era común tener amistades que profesaban ideas distintas; lo cual enriquecía el diálogo. El golpe militar, además de las atrocidades bien conocidas, provocó una profunda ruptura de cualquier sentimiento de solidaridad cívica. Los agraviados no perdonaban (creo que hasta ahora) a quienes se habían hecho cómplices de la barbarie; quienes, a su vez, miraban con desconfianza a los presuntos izquierdistas. Cuando dos chilenos se encontraban en cualquier lugar del plantea, sin haberse conocido antes, se sometían mutuamente a una odiosa investigación para saber si el otro era confiable. Luego, las ideas, cualesquiera fueran, pasaban a tomar tintes de ideología y, en vez de compartirse, tendían a descalificarse y denostarse. Se rompió la identidad social y cada chileno pasó a ser adversario de los demás compatriotas. Puede que mi visión esté sesgada por malas experiencias al respecto; pero son muchas y muy marcadas. El otro aspecto, que no termino de entender, es el deterioro del lenguaje hablado. Se rompió la tradición del buen decir y, tanto capitalistas y proletaroides calificaron de anticuado, amanerado y presumido el buen uso del lenguaje. Políticos de derecha, empresarios y sus seguidores comenzaron a hablar como hacendados. La clase media media y medio baja quiso hablar como obreros y campesinos, aunque más bien les resultó vulgar y malsonante. La buena pronunciación pasó a ser un resabio decimonónico o arribista. Cuando viajé a mi país, hace ya unos siete años, me tardé más de una semana en acostumbrar el oído al habla común. Ni les entendía, ni me gustaba oírlos. A cambio, hasta mis parientes y amigos decían que yo hablaba “raro” y parecía extranjero (en mi propio país).

Qué interesante Hans. Gracias por permitirnos conocer esos detalles y también porque tu experiencia es de gran utilidad en los procesos que se avecinan, para que todos los latinoamericanos y los hispanoamericanos en general comprendamos de una vez por todas que las divisiones lo que ocasionan es una gran debilidad como pueblos, que favorecen a los imperios de la guerra , nos impiden crecer y unidos ser una cultura fuerte y pujante para las generaciones que siguen.

Quedo atento a lo que necesites. Un abrazo.

Entiéndase por “Honra al escritor desconocido” al que no pertenece a los grupos literarios cerrados reconocidos o de moda, con enorme valor cultural y social. 

Eugenia Castaño Bohórquez.

manhey.profesor@yahoo.com.mx

Página de poesía:
www.facebook.com/ARCONDELPOETAHANS.
Blog
www.facebook.com/TallerCHYP

Perfil en Facebook:
www.facebook.com/manhey.hanspaul

 

Comentarios en: "Honra al escritor desconocido" (3)

  1. Eliane Fienga dijo:

    Tengo el gran placer y el honor,de leer todo lo que este Gran Poeta escribe,tiene una característica muy propia y es un hombre de una bagaje como pocos que conosco.

  2. Gloria Cristina Castaño dijo:

    Es Increíble, la sensibilidad, la ternura, el amor la facilidad de plasmar su sentir en Negro sobre blanco un hombre como mi abuelo. Leyendo sus palabras me doy cuenta que todo aquello de él lo tengo yo, su nieta y me llega hasta lo más profundo de mi ser. Un beso a él dónde quiera que Dios lo tenga.!

  3. RUBY STELLA CASTAÑO SANCHEZ dijo:

    Es un grato y hermoso recuerdo de los primeros años de mi infancia, Dios nos lo presto un ratico pero nos dejo gusto por la lectura, por la poesía, mis primeras letras a su lado sus cuentos, sus oraciones y devoción a la Virgen María, la vida le enseño para sobrevivir la sastrería , patentó la pomada Castaño que curaba todo, tenia cientos de medallas de la virgen y del sagrado corazón y las regalaba o vendía a los vecinos según su parecer , fuimos cómplices del gusto por el dulce y el plátano maduro, En sus rodillas aprendí el padre nuestro y el avemaría
    Y de sus manos a dibujar las primeras letras, la vida le cobro sus excesos y faltas en su salud, su recuerdo permanece en nuestro corazón y su herencia de sangre seguramente se vera retratada en nuestro rostro genio e ingenio .
    Un abrazo desde la distancia y mi gratitud por la remembranza y homenaje del abuelo como escritor desconocido.
    Ruby Castaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: